Comunicación para la salud

Como profesionales de la salud o terapeutas, mantenemos constantemente una relación con otros seres humanos que se encuentran en situaciones que implican vulnerabilidad e incertidumbre. Acuden a nosotros en busca de ayuda y se ven obligados a confiar en nuestra habilidad y nuestra ética sin conocernos previamente. Por ello es tan importante inspirarles la confianza necesaria para sentirse seguros y tranquilos. De esta forma podrá generarse el vínculo que posibilite que los tratamientos  sean efectivos y el cumplimiento de las recomendaciones de salud sea el adecuado.

¿Generas confianza y seguridad en tus interacciones?

La confianza que inspiremos a un cliente / paciente depende de cómo sea nuestra comunicación en distintos ámbitos:

  • de cómo nos mostremos nosotros en las sesiones con ellos
  • de cómo sea nuestra comunicación con el resto de profesionales del equipo
  • de cómo ofrezcamos nuestros servicios en las redes o en otros medios
  • de lo que transmitan de nosotros a través del boca a boca
  • de cómo expliquemos lo que hacemos y el porqué a conocidos o amigos que puedan atraernos otros clientes
  • de cómo nos comuniquemos con nosotros mismos

¿Cómo es tu comunicación en estas diferentes situaciones?

Hay dos actitudes que son clave en la comunicación: congruencia y empatía.

 La congruencia da la confianza de que el profesional sabe lo que hace, de que está seguro con sus conocimientos atendiéndole y de que es íntegro con sus valores.  Para ser congruente no es tan importante lo que sabes (aunque es necesario obviamente una buena formación) sino lo que haces con lo que sabes y desde dónde lo haces. No es lo mismo trabajar únicamente para cobrar o para obtener reconocimiento que hacerlo para ayudar a otros. No es lo mismo tampoco hacerlo desde la duda y falta de confianza en uno mismo que desde la seguridad de que aquello que ofrecemos es valioso para el otro.

La empatía da la confianza de que el profesional va a usar ese saber de forma personalizada con el paciente para comprenderle y ayudarle a él concretamente. No tratamos con números ni enfermedades, tratamos con personas particulares con un mundo emocional y mental concreto que es necesario conocer y comprender para poder ayudar realmente.

El buen trato que condiciona un buen tratamiento depende en primer lugar de estas dos claves. Y este trato que reciben los pacientes por parte del profesional sanitario es la primera razón por la cual se declaran satisfechos de la atención recibida.

 ¿Transmites congruencia y empatía a la hora de atender a tus clientes / pacientes?

Mantener una comunicación sana en el puesto de trabajo asegura una mayor satisfacción de todos los implicados por la mayor percepción de atención así como por la mayor consecución de resultados.

De hecho, la primera consecuencia segura de una comunicación sana, lleva a la acción y al acuerdo. Motiva, moviliza las emociones que generen la energía necesaria para instaurar el cambio, estimula para dar los primeros pasos del proceso de recuperación y autocuidado. Es generativa, crea, es proactiva. Incluso cuando uno decide no hacer nada, ese no hacer ya es una decisión comprometida y libre, no fruto de la resignación o el descuido, sino fruto del amor a uno mismo.

Y es que esa es la otra consecuencia segura de la comunicación sana es que aumenta el amor a nosotros mismos y a los demás. Con respeto pero con contundencia amorosa y directa, se invita al otro a que haga uso de sus recursos plenamente y se responsabilice de su estado de salud.

¿Tu forma de comunicarte hace que tus pacientes / clientes se movilicen para estar más sanos?

 

COMUNICACIÓN PARA LA SALUD ayuda al profesional de la salud a tomar conciencia del trato, de su forma de comunicarse con sus pacientes con el fin de mejorarla. Porque es imposible no comunicarse. Hasta los silencios comunican. En las consultas y en los tratamientos, el terapeuta está interactuando constantemente con sus palabras, su tono de voz, su mirada, su postura, y está interacción siempre tiene una repercusión en el otro:

  • En el mejor de los casos, una comunicación sana acelera su proceso de recuperación. En este caso el paciente saldrá esperanzado de la consulta. Comprometido con su salud, se adherirá al plan de tratamiento y comprenderá perfectamente qué ha de hacer y qué cabe esperar de la evolución de su proceso. De esta forma, disminuye la incertidumbre y aumenta la sensación de control y seguridad.
  • En el peor de los casos, una mala comunicación, detiene este proceso de vuelta a la salud o lo entorpece. En este caso, el paciente puede salir desesperanzado, impotente, frustrado, sintiéndose incomprendido, con la misma o más incertidumbre de la que entró y sin la motivación ni el orden necesarios para llevar a cabo un plan de acción que le ayude a restablecer su salud o cierto nivel de bienestar.

¿Crees que tu comunicación facilita o entorpece el proceso de recuperación de tus clientes / pacientes?

La salud no es solo algo físico, ya la OMS reconoce que es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de enfermedad. Por ello, conseguir una actitud adecuada del cliente / paciente modificando su ánimo y sus creencias si nos son los adecuados, puede ayudar al restablecimiento de su salud.

¿Te parece importante tomar conciencia de lo que transmites y movilizas con tu comunicación?

¿Eres consciente de que tus palabras y tus gestos pueden facilitar el proceso de recuperación de tus pacientes?

¿Crees que tiene valor conseguir que las personas que acuden a ti se conecten más con sus recursos que con sus limitaciones?

¿Sabes motivar para impulsar y sostener los cambios necesarios?

¿Conoces la forma de acordar objetivos realistas con tus pacientes y trazar un plan de acción?

¿Quieres potenciar el efecto placebo de tus tratamientos que depende principalmente de la relación que establezcas con la persona que acude a ti?

¿Te gustaría aprender a utilizar el lenguaje para persuadir a tus clientes para que se comprometan con su estado de salud y adquieran hábitos saludables?

¿Crees que es interesante aprender un tipo de comunicación asertiva que maximice los acuerdos entre profesional y paciente y minimice las quejas o reclamaciones?

¿Querrías aprender una forma de hablarte a ti mismo que te motive para desempeñar tu trabajo y para comprometerte tú mismo para alcanzar un mayor grado de salud?

¿Te parece importante detectar las creencias limitantes que pueden interferir en el proceso de recuperación e instaurar en su lugar creencias sanas?

¿Crees que es útil conocer cómo promover estados de relajación en tus pacientes y en ti mismo de forma rápida y eficaz?

 

¿Qué vas a aprender con COMUNICACIÓN SANA?

  1. Aprenderás del RAPPORT cómo generar rápidamente empatía con tus palabras, pero también con el componente no-verbal de la comunicación: la entonación, ritmo, postura, la mirada, respiración, gestos…
  1. Aprenderás de la BUENA FORMULACIÓN DE OBJETIVOS cómo establecer objetivos motivantes que mejoran la adherencia al tratamiento.
  1. Aprenderás del METAMODELO cómo detectar los programas mentales que pueden interferir en el proceso de recuperación.
  1. Aprenderás del poder de las CREENCIAS y las expectativas para generar salud o enfermedad y cómo desechar aquellas creencias que no sirven e instaurar aquellas creencias beneficiosas.
  1. Aprenderás técnicas sencillas y eficaces como los ANCLAJES para generar estados de relajación que contrarresten instantáneamente el peligroso efecto que el estrés tiene en la salud.
  1. Aprenderás nuevas formas de enfocar el proceso de la enfermedad gracias al LENGUAJE ERICKSONIANO y los REENCUADRES que en muchos casos ayudan a aliviar el sufrimiento y encontrar maneras diferentes de relacionarnos y quizás reconciliarnos con nuestro cuerpo.
  1. Aprenderás a resolver conflictos con ASERTIVIDAD practicando los cuatro pasos de la comunicación colaborativa. También aprenderás cómo dar noticias.
  1. Aprenderás AUTOAPLICACIÓN, cómo utilizar estas técnicas para ti mismo, para relajarte o motivarte al instante.

 ¿Para qué le puede servir la Comunicación Sana a un profesional de la salud o terapeuta en su trabajo diario?

Para contribuir con todos sus recursos, no solo con sus conocimientos teóricos y sus habilidades técnicas, sino también con su disposición y especial actitud que genera ese vínculo terapéutico que potencia exponencialmente el éxito del tratamiento, ya sea la curación, ya sea el alivio del sufrimiento.

En definitiva, para que las personas se queden más satisfechas con el trato/ tratamiento recibido y para que el propio profesional obtenga más satisfacción de su trabajo.

¿En qué consiste el programa Comunicación Sana?

El programa consta de tres talleres independientes de 10 horas de duración en los que el profesional de la salud va adquiriendo habilidades para mejorar su comunicación consigo mismo, con sus compañeros y, sobre todo, con sus clientes/pacientes. El objetivo principal es mejorar el vínculo terapéutico para poder ejercer una influencia sanadora motivando para la adquisición de hábitos saludables, y aumentando la adherencia al tratamiento y la satisfacción. Al mismo tiempo, aumentará la motivación del profesional así como su autoconocimiento y satisfacción en su trabajo.

COMUNICACIÓN SANA I. Estableciendo el vínculo sanador:

  • La confianza y el rapport
  • Calibración
  • Comunicación No verbal
  • La escucha activa
  • El estado de salud VS el estado de enfermedad
  • Indefensión aprendida
  • Anclaje del estado de salud
  • Como prevenir el estrés profesional

COMUNICACIÓN SANA II. Comunicación eficaz:

  • Preguntas poderosas
  • Tipos de feedback
  • Entrevista Motivacional
  • Buena formulación de objetivos
  • Predicando con el ejemplo
  • Comunicación colaborativa
  • Aplicación del metamodelo a la comunicación
  • Placebo o nocebo
  • Hipnosis conversacional

COMUNICACIÓN SANA III. Comunicación persuasiva y gestión emocional:

  • Hipnosis y uso terapéutico de la metáfora
  • Integración de partes
  • Inteligencia emocional y corporal
  • Herramientas para la gestión emocional
  • Reencuadre de la enfermedad
  • Posiciones perceptivas ante la enfermedad

¿Cómo es la metodología?

Apoyándose en una base teórica, se practicará cada contenido para integrarlo dentro del abanico de habilidades del profesional.

El método de enseñanza de Beatriz es dinámico y creativo, eminentemente práctico, utilizando los diferentes canales sensitivos e integrando los dos hemisferios para aprender los componentes tanto racionales como emocionales de cada contenido.

De esta forma, aprender es divertido y, al mismo tiempo, eficaz, para poder aplicar los conocimientos adquiridos de forma fácil y sencilla y empezar a apreciar inmediatamente los beneficios de la Comunicación Sana.

 ¿Qué opinan otras personas que se han formado con Beatriz Tierno?

“El alternar aspectos teóricos con dinámicas y prácticas sencillas, ayuda a aplicar directamente y desde el primer momento las herramientas. Destaco en tan pocas horas haber podido escuchar, comprender e integrar unas pautas y herramientas que claramente puedo usar como profesor de Feldenkrais”.

 

Jaime Polanco.  Fisioterapeuta de profesión desde el año 2002.   Profesor del Método Feldenkrais.

http://www.vivirenmovimiento.com/

 

“Me siento totalmente satisfecha con el curso. Creo que ha conseguido modificar mi actitud ante determinados estados, darme más fuerza, creer que todo puede ser, no temer al cambio y verlo como una oportunidad y no como un fracaso. Me ha encantado la metodología y la cercanía en la docencia.

Además, creo que para ser un curso introductorio a la PNL, los contenidos han sido muy amplios. Por supuesto como profesional sanitario aplicaré los conocimientos con mis pacientes pero sin duda ha sido muy enriquecedor a nivel personal“.

Mar Rus. Fisioterapeuta.

 

 

 

“Fue un fin de semana de muchas sorpresas y aprendizaje, ya que nos dieron herramientas que se pueden aplicar a nuestro día a día, tanto personal como profesionalmente. Desde entonces hablar y entenderme con mis pacientes es más fácil, se consigue antes un vínculo terapéutico con prestar atención y usar las palabras adecuadas“.

Marina Furtado. Fisioterapeuta especializada en lesiones neurológicas.

 “Curso muy práctico, ameno y útil, que genera muchas alternativas y te abre la mente a casos concretos de tratamiento. He asimilado la importancia de creer y hacer creer a los pacientes la posibilidad y potencial de recuperación que tienen. Son herramientas muy útiles no solo para los tratamientos, sino también para la vida diaria”.

 

Yolanda Carretero Serrano. Terapeuta Ocupacional especializada en lesiones neurológicas.  Creadora del blog de neurorrehabilitación:

https://rhbneuromad.wordpress.com/

 

Si dijera a mis pacientes que aumentaran los niveles de inmunoglobulinas en sangre, o de células T asesinas, nadie sabría cómo hacerlo. Pero si consigo enseñarles a amarse a sí mismos, tales cambios se producen espontáneamente. Así pues es cierto el dicho: El amor cura.

 Bernie Sigel.