¿QUÉ ES EL SER, LA ESENCIA?
 
"Esto no lo comprende la memoria porque ha mediado pausa en nuestras vidas".
La Bien Querida
 
La filosofía materialista no acepta que exista la esencia, no acepta que sea 'lo que es'. Sin embargo, para muchas tradiciones y para muchos seres humanos, existe algo más aparte de nuestros cuerpos, emociones y pensamientos, algo que permanece. Obviamente, si es invariable, no puede ser lo que pienso porque cambia, ni lo que siento o hago. Para muchos es el que observa. Lo que ocurre es que no siempre conseguimos darnos cuenta, ser conscientes de este testigo omnipresente que observa con amor y serenidad lo que ocurre. Este Ser o esta esencia es testigo, y al mismo tiempo director de lo que acontece a la persona.

Si la persona es la suma de los pensamientos, emociones, sensaciones y acciones; la esencia, el Ser, es lo transpersonal, lo que está más allá de la persona. Y lamento decirte que no puedo explicarlo mejor porque es algo inasible, intangible, inefable. Porque no puedo explicar con las palabras que cambian algo que nunca cambia. Y del mismo modo, no puedo entender el Ser desde la persona.

Desde la persona, el ego, me considero a mí mismo diferente de los demás y de Dios al identificarme con mi cuerpo y mi percepción y mis pensamientos… Me comparo y me percibo separado. Desde el Ser, lo que permanece, me identifico con el alma que permanece unida a todo, a los demás y a Dios o Alma original.
 
Para Borja Vilaseca, la esencia es el verdadero yo:
"La esencia es lo que somos en profundidad, pero, debido a nuestro complejo proceso de evolución, queda sepultada durante nuestra infancia por nuestro ego o falso yo. Sin embargo, todos hemos vivido momentos esenciales, en los que nos hemos sentido libres para fluir en paz y armonía, como si estuviéramos conectados con los demás de una forma que supera nuestra capacidad de entendimiento. (…) Estamos en contacto con nuestra esencia cuando somos plenamente conscientes en el aquí y ahora. (...) Sentimos una profunda alegría y gratitud por estar vivos (…) Cuando experimentamos estos sentimientos, podemos estar completamente seguros de que hemos regresado al lugar del que partimos: nuestra esencia, la fuente de energía de la que todos procedemos".


Solo podremos comprender nuestra esencia cuando nuestra mente deje de identificarse únicamente con el ego o la persona y esté preparada para conectar con el Ser. Para ello, han de sanarse y equilibrarse los distintos elementos de la personalidad.

El Ser es la esencia , tu verdadera naturaleza, lo profundo. Actúa por amor.
El ego es la persona, tu aprendizaje social o familiar, lo superficial. Actúa por miedo, o costumbre (que al fin y al cabo es miedo al cambio o al esfuerzo que  podría  suponer).La palabra persona viene del latín 'persona' que la tomó del etrusco, donde significaba máscara usada por un personaje teatral. Por tanto, la personalidad es la máscara que hemos aprendido para defendernos y que es necesaria también para desenvolvernos en nuestra travesía humana, mientras recuperamos la confianza y conexión con el Ser. Y debajo de esta máscara, en lo profundo, en el centro, reside nuestro Ser, nuestra esencia que sabe que no hay nada que defender, que solo hay que amar.

 
"Nadie puede existir sin un centro; no hay que crearlo, solo redescubrirlo. El centro es la esencia, lo que constituye tu naturaleza, lo que Dios te ha dado. La personalidad es la periferia, todo aquello cultivado por la sociedad, algo no dado por Dios".
Osho
 
 
En resumen, la persona está formada por cuerpo, corazón y mente y hay que añadir el espíritu o el Ser, para obtener la totalidad del ser humano. Si quieres vivir plenamente, has de atender a estos cuatro elementos sin ignorar a ninguno de ellos. Iremos viendo cómo familiarizarnos con cada elemento y cómo favorecer relaciones sanas entre ellos.
 

Last Updated (Monday, 09 April 2018 18:41)

 

La Integración Esencial es la experiencia de vivir naturalmente conectados a lo que somos realmente, a nuestro Ser más profundo. Desde la Integración Esencial somos capaces de conciliar los diferentes aspectos de nuestra personalidad (cuerpo, mente y corazón) con nuestro espíritu para gozar de vidas llenas de plenitud y significado.

Pero veamos más detenidamente qué es Integración y qué es Esencial para comprender mejor el concepto.

Integración del latín 'integrare', según el DRAE (Diccionario de la Real Academia Española), significa restituir a su primer estado y también completar o constituir un todo.

Por tanto, integración es tanto volver al origen como completarse. Y volver al origen, ¿no es volver a nuestra esencia? Y cuando volvamos a vivir desde nuestra esencia, ¿no experimentaremos la plenitud de ser seres completos, sin carencias? La integración es la meta y al mismo tiempo el proceso. El sentido de la vida es encontrar la unidad en uno mismo y, a la vez, la unidad con todo.

Y experimentar esta unidad proporciona felicidad y ligereza, porque cuando se camina involucrando todas las partes en una misma dirección, las cuestas no desaparecen, pero se hacen menos cuestas, cuestan menos. La felicidad derivada de esta totalidad genera facilidad. Y esta facilidad retroalimenta la felicidad. La coherencia interna genera coherencia en el exterior y sincronicidades varias que nos lo ponen fácil.

Sin embargo, cuando nos hallamos fragmentados (en guerra con nuestras entrañas), la vida parece carecer de propósito y casi nada de lo que acontece parece ayudarnos, más bien encontramos una dificultad detrás de otra que nos impiden avanzar. Es como si fuerzas dentro de nosotros y al mismo tiempo ajenas a nuestro control tirasen en direcciones contrapuestas.

“La acción va en una dirección, el pensamiento en otra, el sentimiento está en otra parte. Nos vamos haciendo pedazos, cada vez estamos más fragmentados. Eso es el sufrimiento: perdemos integración, perdemos unidad".

Osho

Integrar procede de la suma del prefijo negativo 'in', que es negación, y el verbo 'tangere', que significa tocar. Alguien integrado sería alguien no tocado, no corrompido, no manchado, puro. Es aquel que sigue sus ideales y no permite que otros o las circunstancias cambien su actitud o su camino. Una persona íntegra se entrega totalmente a su Ser..

Parece pues que la integración debería ser algo esencial en nuestras vidas. Pero, ¿qué quiero decir con esencial?

Según el DRAE, esencial es, por un lado, lo más importante y característico de una cosa. Por otro lado, es aquello que constituye la naturaleza de las cosas, lo permanente e invariable de ellas.

Y acogiéndonos a estas dos definiciones entenderéis el título del libro que es en sí mismo un juego de palabras. Primero, porque la integración es algo importante, prioritario si quieres ser feliz, algo a lo que dedicar tiempo y a lo que algunos dedican incluso su vida. Y segundo, Integración Esencial como integración de la esencia, de esa parte permanente e invariable que habita en nosotros, que constituye lo que llamaremos nuestro Ser y que ha de ser integrada para vivir como seres totales.

Ateniéndonos a la etimología, esencia viene del verbo 'esse', que significa ser. De la misma raíz viene la palabra presencia. Esencia es la cualidad de ser y presencia la cualidad de estar delante. El término opuesto es ausencia. Cuando estamos ausentes, no tenemos presencia. ¿En algún momento te ha parecido estar a kilómetros de distancia de donde te hallabas? ¿O te han tenido que hablar varias veces porque estabas abstraído en tus propios pensamientos? En esos casos, no estabas presente, tu esencia no estaba delante, tu atención estaba en otro sitio.

La atención es primordial para integrar la esencia y vivir presentes. ¿Cómo dirías que es tu atención?

Me despido, por el momento.

Atenta-mente.

Beatriz

Last Updated (Sunday, 01 April 2018 18:08)

 
More Articles...