Integra tu esencia

Psicoterapia especializada para el profesional de ayuda

AYUDA PARA EL QUE AYUDA

 

Aquel que ha elegido una profesión de ayuda en el campo de la salud tiene la motivación de apoyar a otro ser humano para que alcance el mayor grado de bienestar. ¿De dónde nace esta motivación? Esta motivación surge de la relación entre la personalidad del profesional y las experiencias que ha vivido a lo largo de su vida, sobre todo en su infancia. Es muy importante tener clara cuál es la motivación que nos lleva a vivir de esta profesión y reconocer también si hay eventos de nuestra vida sin resolver que puedan estar interfiriendo en nuestro desempeño profesional y en nuestro bienestar personal.

La enfermedad también es normalmente una combinación de predisposición personal y exposición ambiental. Del mismo modo, nuestra elección profesional depende de estos dos factores.

Es importante conocer tu predisposición. ¿Conoces tu temperamento? ¿Sabes cómo eres, qué valores guían auténticamente y dan sentido a tu vida? ¿Por qué es importante para ti ayudar?

Al mismo tiempo, es necesario indagar en la exposición ambiental:

¿Qué te ha pasado que te ha llevado a elegir esta profesión?

¿Cuándo y cómo has visto sufrir a otros o has sufrido?

¿Dónde y de quién aprendiste que ayudar a otros es bueno?

¿Cómo eran los cuidadores en tu familia?

¿Había profesionales de la salud dentro de ella?

¿Cómo eran valorados?

¿Qué te inculcaron acerca de ayudar a los demás?

Desde luego hay profesiones o especialidades más agradecidas que otras. Trabajar con enfermedades degenerativas o en cuidados paliativos es muy distinto a trabajar con enfermedades de fácil o rápida resolución. Pero independientemente de ello, mantener un alto grado de motivación no siempre es fácil ya que la rutina y la falta de conexión nos pueden hacer caer en la insatisfacción. Además, con frecuencia, las dolencias del otro nos conectan con nuestras propias dolencias resueltas o no, o con las de nuestros seres queridos.

Por otro lado, cuando hacemos recomendaciones de salud para otros, nos confrontamos con frecuencia con el propio descuido de nuestro cuerpo. En casa de herrero, ya se sabe. Sin embargo, un profesional de la salud que no practica el autocuidado no transmite la misma coherencia o fiabilidad que aquel que predica con el ejemplo.

 

¿Por qué en algunas ocasiones queremos cuidar a otros más que cuidarnos a nosotros?

¿Qué nos lleva a no encargarnos de nosotros mismos y sin embargo hacernos cargo de la salud del otro?

¿Cómo nos hablamos a nosotros mismos?

¿Nos cuidan y animan nuestras palabras?

¿Cómo fuimos cuidados en nuestra infancia?

¿De qué forma nos prestaron ayuda?

¿Hasta qué punto nos hemos sentido comprendidos?

¿Hasta qué punto nos comprendemos a nosotros mismos?

¿Hay incongruencias en nuestro interior que puedan repercutir en el funcionamiento de nuestro cuerpo?

¿Nos cuidamos para mantener la salud o para prevenir la enfermedad?

La relación de nuestros familiares con la salud y la enfermedad y nuestras propias enfermedades de la infancia condicionan nuestra relación actual con la salud. ¿Nos preocupa demasiado o demasiado poco?

 

Con el paso del tiempo, he ido descubriendo que los profesionales de la ayuda, en muchas ocasiones, no obtienen la satisfacción que cabría esperar en sus puestos de trabajo. A veces, se sobrecargan, otras, permanecen demasiado distantes de sus pacientes. Lo más probable es que ello se deba a situaciones estresantes de su vida sin resolver o al desconocimiento o desconexión de sus valores más profundos.

Por ello quiero ayudarles a resolver estas situaciones que pueden haber condicionado creencias o emociones limitantes. De esta forma pueden ser capaces de convertirse en la mejor versión de sí mismos en su trabajo y ayudar mejor a aquellas personas que acuden a ellos así como adquirir hábitos saludables más fácilmente.

Para alcanzar este objetivo utilizo diferentes técnicas de sincronización de los hemisferios cerebrales (Estimulación Bilateral Alterna (EBA), Técnicas de Integración Cerebral (TIC), Eye Movement Integration (EMI), Sincronización Hemisférica Cerebral (SHEC)) que combino con Inteligencia Emocional, Programación Neurolingüística y Coaching en el método INTEGRACIÓN ESENCIAL.

 

¿Qué nos ha llevado a querer aliviar el sufrimiento de los demás?

Y nuestro sufrimiento, ¿es aliviado por alguien?

El dolor es inevitable; el sufrimiento, opcional.

Buda

Con las sesiones, quiero ayudarte a que alcances un nivel de coherencia y de paz que te genere una felicidad auténtica y duradera en tu vida y, en concreto, en tu profesión. Puedes probar una primera sesión gratuita.

Quiero una sesión gratis

Mi misión es acompañarte a recorrer tu propio camino de autoconocimiento o, más bien, de re-conocimiento de tu esencia, de aquellos valores o talentos que te hacen único. Creo que no es necesario el sufrimiento para conocerse, liberarse de lo que uno ya no necesita y conectarse con todos los recursos. Prefiero trabajar desde el amor a uno mismo. Por eso propongo una terapia amable pero directa para acceder a nuestra verdad y compartir nuestros dones en el mundo. La duración del tratamiento es breve en comparación con otros métodos aunque depende de cada persona y cada situación así como de los objetivos concretos.

Para ayudar mejor….

Cuídate y déjate ayudar.

Quiero una sesión gratis.

Además de estas sesiones individuales para aumentar tu autoconocimiento, motivación, autocuidado y conexión con tus valores, ofrezco el programa Comunicación para la Salud. Consta de tres talleres prácticos para mejorar tu forma de comunicarte con los demás principalmente en tu trabajo como profesional de la salud aunque es extensible a todas las áreas de tu vida. Si te interesa, puedes leer más acerca de Comunicación para la Salud.

 

Y si quieres saber más Acerca de mí, aquí puedes leer mi historia:

Acerca de mí