La siesta, una buena estrategia en infertilidad

¿Sabías que la siesta puede ser una buena estrategia en infertilidad? Y en la vida en general…

Yo adoro las siestas, de toda la vida. Recuerdo en la universidad echármela incluso en la biblioteca si hacía falta, jaja. Pero esos 10 o 20 minutillos de descanso me sentaban la mar de bien y hacían que por la tarde pudiera encontrarme con energía y activa.

Cuando empecé a trabajar, dejé de echarme siesta y pronto me di cuenta de lo cuesta arriba que se me hacía cada tarde. Así que volví de nuevo a mi sana costumbre. Y de nuevo las tardes volvieron a ser placenteras y podía sentirme bien tanto trabajando como disfrutando con los míos.

Y es que la siesta no es un capricho, ¿sabes?

La siesta es una necesidad muchas veces desatendida.

Ya hay estudios que demuestran los beneficios de echarse 20 minutos después de comer. La siesta mejora el rendimiento cognitivo de la tarde, afianza lo aprendido, baja la presión arterial y mejora la autoestima.

¡Casi nada! Y tú, ¿te echas siestas? ¿Te das cuenta de cuando tu cuerpo o tu mente te pide descanso y te permites parar?

Si yo no me he hecho siestas o si no descanso bien por la noche, me encuentro más irritable, más estresada, y más torpe física y mentalmente. Tomar decisiones así es muy difícil, ¿no crees?

Recuerdo la época en la que durante una betaespera ya estaba pensando cuál iba a a ser el siguiente paso si no funcionaba. Iba intercalando tratamientos públicos y privados en una especie de carrera contrarreloj en la que no me permitía descansos.

Me convencí de que en baja reserva un descanso o un parón podía hacer que mis óvulos ya no sirvieran

Hoy sé que era una equivocación. Y que necesitaba parar. De hecho, sí que tenía claro que si esa cuarta FIV no funcionaba iba a parar tres meses. Necesitaba reencontrarme con mi vida y recargar mi cuerpo, mi mente y mi alma de paz y de energía.

De hecho, el simple hecho de tomar la decisión de parar, de alguna forma ya hizo que algo se parase y descansase en mi interior. Descansó al fin la obsesión de hacer todo lo posible en todo momento y sin parar para conseguir ser madre. Y al descansar esa obsesión, pude descansar yo en este cuarto ciclo y tomármelo de otra forma.

Sabía que si no funcionaba iba a tener un respiro. ¡Necesitaba tanto respirar! Me había ahogado sin darme cuenta.

La obsesión me asfixiaba y no me dejaba ver más allá.

¿Te suena? Pues bien, creo que el parar de vez en cuando en este camino de la infertilidad es una estrategia muy beneficiosa. Puede beneficiarnos en muchas cosas pero hoy te hablaré de tres que me parecen especialmente importantes:

Lo primero, parar nos ayuda a tomar perspectiva y ver si es necesario cambiar de tratamiento o no y si realmente aceptamos ese cambio.

Conozco a chicas que han pasado a ovodonacion solo por prisa, no ha funcionado el tratamiento, y se han dado cuenta de que realmente no estaban preparadas y que preferían hacer otro ciclo con sus óvulos desde la tranquilidad.

Por otro lado, nos permite recuperar el contacto con la vida más allá de los tratamientos.

Y déjame que te diga algo: esa es la vida de verdad! Algo me dice en mi interior que para poder dar vida, es mucho mejor estar conectados a la vida de verdad! Y sé que es difícil cuando uno está inmerso en estimulaciones, controles ecográficos, pruebas varias o esperas llenas de incertidumbre… Por eso creo que echarse una siesta de vez en cuando en el camino de la infertilidad y dejar reposar todas las emociones y pensamientos que nos inundan, es una gran idea.

Y, por último, nos ayuda a serenarnos y contactar más con nosotros mismos.

Esos tiempos sin tiempo permiten que el lago de nuestra mente se calme. De esta forma desaparecen las turbulencias y podemos ver más claramente lo que hay en el fondo. En este sentido, alguna mujer que he acompañado me ha señalado cómo este parón la ha ayudado a darse cuenta de que lo que más quiere es ser madre independientemente de que su criatura lleve sus genes o no. Así ha podido dar el paso  a donación de gametos con mucha más seguridad. Además, parar y sosegarse rebaja el estrés y permite afrontar mejor los tratamientos que sean necesarios hasta alcanzar el objetivo. Que el estrés no te impida alcanzar tus sueños por hacerte abandonar muy pronto este camino. Aquí la constancia y perseverancia son claves. Tomarse un respiro de vez en cuando nos ayuda a coger las energías necesarias para volver a intentarlo sin desgastarnos.

¡Y una cosa más! Derivada de la anterior… El relajarnos y serenarnos hace que bajen nuestros niveles del cortisol y que se equilibre nuestro sistema hormonal para favorecer una implantación adecuada y un desarrollo del embarazo próspero.

A nuestras hormonas reproductivas les encanta que paremos un poco.

Nuestras hormonas gozan y cargan sus pilas cuando nos echamos la siesta o nos tomamos un respiro, ¿quieres ayudarlas para que te ayuden a ti?

Como ves, ¡son todo ventajas! Al mismo tiempo, te insisto, sobre todo si tienes baja reserva, en que este parón no sea muy largo a no ser que ya tengas claro que no te importa prescindir de tus genes. Y si tienes dinero y hay bastante lista de espera en tu comunidad para tratamientos en la seguridad social, busca una alternativa privada. Conozco a mujeres que se arrepienten bastante de no haber hecho esto. Si es tu caso, de nada sirve ya pensar en el pasado.

Lo importante es tener claro el objetivo y buscar el plan estratégico de futuro que te conduzca a tu bebé.

Y si tienes baja reserva y estás dudando si esperar o no a la seguridad social, ¡ya sabes lo que pienso yo!

Bueno, me voy a ir despidiendo que tanto hablar de parar, descansar y de siesta me está dando sueño, jeje

¿Tú qué piensas de parar? ¿Puedes o podrías hacerlo? ¿O sientes que algo en ti te lo impide?

Si quieres parar pero no sabes cómo, o si has decidido parar y quieres aprovechar de verdad este parón para conectar contigo y decidir qué plan seguir, aquí estoy para ayudarte. Sobre todo si te sientes especialmente agotada o has de tomar una decisión importante, por favor, permítete parar.

Solicitar sesión gratuita de Mama Original

Un abrazo y mucha suerte en tu camino, ¡valiente!

Aquí tienes el enlace a un artículo del país que habla de los beneficios de la siesta:

https://elpais.com/elpais/2019/02/06/buenavida/1549457657_136400.html

Y aquí te dejo un enlace a una entrada en la que explicaba 6 claves para dormir mejor ya que me consta que este proceso puede contribuir al insomnio y ya sabemos lo importante que es descansar bien:

6 Claves para dormir mejor

Deja un comentario