Vitaminas esenciales en infertilidad: Antioxidantes para el corazón

Otro día os hablaré de las vitaminas para la infertilidad que os esperabais encontrar en esta entrada. En la entrada de suplementos en infertilidad tenéis a algo de información en este sentido.

Suplementación para mejorar la fertilidad

Hoy os voy a hablar de vitaminas antioxidantes pero no para nuestras células, nuestros óvulos y espermatozoides, sino antioxidantes para nuestro corazón.

Y es que a veces el camino de la infertilidad o fertilidad asistida es duro y más largo de lo que imaginábamos y es fácil irse oxidando.

Nuestro corazón merece vitaminas de las buenas para volver a recuperar su energía y su capacidad de amar y disfrutar.

Empezamos por la vitamina A, que no nos falte la Alegría.

Habrá días que no podamos reírnos tras una mala noticia o un negativo. Permitámonos llorar lo necesario pero nada más! Pongamos una dosis de la otra vitamina A, Aceptación, para aceptar que este camino que nos ha tocado recorrer no es el elegido, claro, pero es el que nos va a conducir a nuestro sueño. Rodéate de gente que te haga sentir bien, positiva y soñadora, ponte musiquita que te dé buen rollo y engánchate a series de humor del bueno. Está demostrado que la risoterapia es antidepresiva y ansiolítica así que pongámonoslo fácil para reírnos más.

También es importante la vitamina B, la Belleza.

Es importante seguir siendo capaces de apreciar la Belleza de la vida aunque una parcela de ella en este momento en nuestras vidas aún no haya podido florecer. Los animales, las montañas, el cielo, un vestido bonito, un cuadro y sí, los bebés, son muy bellos. Afina tu mirada para sorprenderte con la belleza que hay alrededor de ti y te pasa desapercibida normalmente.

La vitamina C siempre hemos sabido que es esencial para evitar los resfriados. Es la vitamina de la Curiosidad.

¿Qué voy a aprender en este camino que me ha tocado recorrer? Con ojos de inocencia, ábrete a las posibilidades de Crecimiento que este proceso te brinda. Desde luego la paciencia es una gran maestra y este camino es una lección de paciencia.

La vitamina D es la vitamina del Desarrollo.

Cualidades importantes que albergas en tu interior y permanecen latentes van a poder salir a la luz gracias a este proceso. Te va a sorprender el Descubrimiento de que lo que juzgas en el otro como malo también está en tu interior. Y lo que juzgas como muy bueno, lo puedes ver porque también habita en ti. ¿No te has dado cuenta de que quizás ya no juzgas como antes a los demás cuando no entiendes su comportamiento? Ahora entiendes que las circunstancias vitales de cada uno son diferentes y que probablemente los demás tienen sus razones importantes aunque las desconozcamos.

La vitamina E es la vitamina que nos brinda la Energía.

He escuchado muchas veces a las valientes que acuden a verme que están agotadas. ¡Normal! Yo también lo estuve. A veces solo vemos la meta y no nos permitimos parar a descansar, más aún cuando sentimos que esta es una carrera contrarreloj… Sin embargo, necesitamos momentos de vacío, de desconexión, para permitir que nuestra mente descanse de lo que a veces se convierte en nuestra única obsesión. Sal a la naturaleza, baila, corre, cocina y prueba a meditar o hacer algún tipo de relajación. En la sección de recursos de mi web tienes meditaciones guiadas. ¡Carga tus pilas meditando!

http://www.beatriztierno.com/meditacion-de-la-aceptacion/

La vitamina F es la Felicidad. Fertilidad y Felicidad vienen de la misma raíz.

No esperes a ser madre para ser feliz y que tu vida tenga sentido. Haz que tu vida tenga sentido y sé feliz para poder ser fértil y madre. ¿Cuánto tiempo al día o a la semana dedicas a hacer cosas que te llenan de felicidad? ¿Te dedicas atenciones a ti misma? ¿Sientes que eres feliz en el resto de áreas de tu vida? Resérvate un tiempo para pensar qué puedes hacer que haga a tu corazón rebosar felicidad. Y después, resérvate un tiempo para hacerlo, ¡claro! Canta, juega, haz el amor, habla con tus amigos, redecora tu casa, cómprate algo bonito o sube una montaña. Tú sabes lo que te hace feliz. ¡No lo pospongas, priorízalo!

Y por último, no podía faltar la vitamina G, la Gratitud.

Agradecer las cosas buenas que ya tenemos nos sitúa en un estado de abundancia, no de carencia. ¡Y la abundancia atrae más abundancia! ¿Quién no querría venir a mi casa si tengo tantas cosas buenas que agradecer? Muchas veces, la infertilidad nos hace perder perspectiva y no ver el resto de cosas buenas que sí tenemos y que no valoramos lo suficiente. Te propongo agradecer cada noche tres cosas buenas que te han pasado en el día. Y, ahora mismo, te invito a pensar en 10 cosas buenas que tienes en tu vida, que no todo el mundo tiene. Por ejemplo, la ducha con agua caliente. O pareja, si es tu caso. O una buena relación con un hermano o con tus padres, si la tienes…

Espero que estas vitaminas ayuden a tu corazón si está entumecido por este camino a irse abriendo de nuevo a la vida.

¡Que no se te oxide el alma en el camino!

Al revés, que la sabiduría y entereza que estás desarrollando, la hagan brillar como nunca con estas vitaminas…

Mucha suerte en el camino, valiente!!!

 

 

Deja un comentario