Baja reserva ovárica

Tenía muchas ganas de escribir de baja reserva ovárica porque al final fue nuestro diagnóstico más limitante. Y eso que iba acompañadito de otros que también hacían que el pronóstico no fuera muy bueno…

Y también, claro, porque quiero traeros esperanza si es vuestro caso. Porque sí se puede ser madre con baja reserva, y de formas muy diversas. Pero eso ya os lo explico ahora, que me adelanto, jeje

Como esta entrada va a quedar muy larga porque hay mucha información que quiero compartir contigo, la voy a dividir en dos para hacerla más digerible.

  1. Qué es la baja reserva ovárica y su relación con la infertilidad

  2. Cuáles son síntomas

  3. Diagnóstico de baja reserva de ovocitos

  4. Hormona antimulleriana. Valores normales

  5. Causas de baja reserva

  6. Baja calidad ovocitaria acompañando a baja reserva

  7. Opciones de tratamiento en baja reserva

  8. Esperanza para mujeres con baja reserva

  9. Cómo ser madre con baja reserva ovárica. Mis cuatro mejores consejos

  10. Embarazo natural y baja reserva ovárica

Empecemos ya por el principio. En esta entrada te comparto los 6 primeros puntos, los que están marcados en rosa.

1. Qué es la baja reserva ovárica y su relación con la infertilidad

La baja reserva ovárica es la disminución antes del momento previsto de la cantidad de ovocitos disponibles para ser reclutados.

Todas las mujeres tendremos en algún momento una reserva de ovocitos bajita que nos conducirá finalmente a la menopausia y a la incapacidad de concebir con nuestros propios óvulos. A los 45 años, una baja reserva es normal y no nos sorprende.

Sin embargo, en algunas mujeres esta disminución importante de la reserva se produce antes de lo esperado, por ejemplo, a los 30 años.

Hay una relación clara entre infertilidad y baja reserva ovárica ya que hay un menor número de ovocitos para ser fecundados y además suele disminuir la calidad a medida que lo hace la cantidad aunque no siempre es así. Además, a la hora de someterse a un tratamiento de reproducción asistida, la escasa obtención de ovocitos en baja reserva condiciona también el número de embriones obtenido tras cada punción y el éxito de cada ciclo. Es normal en baja reserva ovárica que no haya embriones para congelar y que tras un negativo haya que empezar de cero con la estimulación, con el consiguiente coste económico, temporal, emocional y de salud.

2. Cuáles son sus síntomas

Normalmente es asintomática. Aquí reside el principal problema. No da señales, como mucho que tus reglas empiecen a venir con más frecuencia o diferente intensidad y puede deberse a otras causas… Y si al hecho de que sea asintomática le sumamos el mensaje social de que podemos postergar la maternidad hasta el infinito y debemos centrarnos en nuestra carrera, muy probablemente nos durmamos en los laureles con un profundo desconocimiento de la realidad.

La realidad es que la mejor época para ser madre es de los 20 a los 30 años. A partir de los 30 años decae nuestra fertilidad para empezar a hacerlo aún más significativamente a partir de los 35. Y hay mujeres que pueden empezar a padecer baja reserva muchos años antes igual que hay otras que mantienen una buena reserva incluso pasados los 40.

Extraido del folleto de infertilpandy

Lo importante es conocer, tener la información y revisar la reserva para conocer nuestras posibilidades reales de ser madres con nuestros óvulos en este momento o dentro de unos años.

Vamos a ver ahora cómo puede diagnosticarse la baja reserva

3. Diagnóstico de baja reserva de ovocitos

Hay 3 marcadores bastante fiables de la reserva ovárica.

  1. La hormona FSH, foliculoestimulante que es la que envía desde la hipófisis la orden a los folículos ováricos para que empiecen a madurar. Cuando quedan pocos óvulos, esta hormona aumenta para estimular más a los pocos que quedan. Por ello, cuanto más alta esté, menos reserva hay. Un valor por encima de 10 medido en los primeros días del ciclo puede indicar baja reserva, aunque puede haber valores inferiores y que aún así haya baja reserva.
  2. La hormona antimulleriana es un marcador mucho más fiable e independiente del momento del ciclo menstrual. Valores por debajo de 0,8-1ng ml indican baja reserva.
  3. El recuento de folículos antrales es el tercer factor a tener en cuenta para cuantificar los óvulos disponibles. Mediante una ecografía vaginal a día 3 aproximadamente del ciclo se cuentan los folículos que se ven en cada ovario.

Es preferible que lo haga un ginecólogo experto ya que a veces no es tan fácil encontrar todos los folículos. En mi caso, por ejemplo, mi ovario derecho está muy escondido y era difícil encontrar sus folículos. En una ocasión, en una punción de una Fecundación in Vitro me extrajeron 5 ovocitos cuando durante todos los controles solo veían 3 folículos. Seguramente el ovario derecho guardaba algún folículo escondido sin dejarse ver. Los folículos antrales son como saquitos que albergan dentro óvulos que podrían estar disponibles este ciclo. Un número igual o superior a 8 folículos entre 2 y 9mm  indica una buena reserva ovárica. Por debajo de 6 folículos entre los dos ovarios se considera baja reserva.

4. Hormona antimulleriana. Valores normales

Pedro Royo, director de IVI Pamplona, especifica que los valores de referencia indicativos de la reserva ovárica más empleados comúnmente son:

  • De 20-25 años: 3.3 (3.0-3.9) ng/ml.
  • Entre 30-34 años: 2.8 (2.3-3.5) ng/ml.
  • De 35-39 años: 2.0 (0.3-3-2) ng/ml.
  • Entre 40-44 años: 1.1 (0.7-2.1) ng/ml.
  • De 45 a 50 años 0.2 (0.1-0.5) ng/ml.

Pero más allá de saber los niveles normales según la edad, estos son los valres que indican si la reserva es alta o baja para poder saber a día de hoy las probabilidades que tienes de ser madre con tus óvulos.

Los rangos de valores de la hormona antimulleriana son:

Reserva alta: 4.0ng/ml
Una reserva normal: 1.5-4.0ng/ml
Reserva normal-baja: 1.0-1.5ng/ml
Hablamos de reserva baja: 0.5-1 ng/ml
Reserva muy baja: <0.5ng/ml

Cuando los niveles están por debajo de 0.8 ng/ml, estamos ante una reserva ovárica baja. “Implica saber que la producción de óvulos está limitada en su cantidad, que no en calidad”, aclara Royo.

Estos valores, desde luego, son indicativos pero no determinantes. No son una sentencia y debes tenerlo muy claro.

Además, ya he visto en muchas ocasiones que estos valores pueden aumentar con el tiempo o quedarse igual durante tres años. Así que es mejor tomarlos como un aviso, una señal de que necesitamos quizás una ayuda para ser madres y poner más de nuestra parte para cuidarnos.

Una de las mujeres que han acudido a mí, cuando empezó a ir a consulta en un hospital público, le dijeron que según el análisis de la hormona antimulleriana tenía baja reserva, un valor de 0.78. Así que la mandaron directamente a in vitro. Ella se hizo otra analítica y le salió un valor de 1,44. Y no queda ahí la cosa, un año y medio después se la midió en el mismo laboratorio y pasó a tener a 2,68.

Es cierto que es un caso extremo pero he visto ya muchas veces variaciones inesperadas en esta hormona y también embarazos  con esta hormona muy bajita como para creer que es 100% determinante de tu posibilidad de ser madre con tus óvulos. Yo misma conseguí ser madre con una antimulleriana de 0,28 en mi última medición medio año de conseguirlo en mi cuarta fecundación in vitro.

5. Causas de baja reserva ovárica

La decisión de posponer la maternidad ha elevado a 32 años la edad media en que una mujer española decide ser madre. Como la reserva ovárica va disminuyendo fisiológicamente con la edad, esta es la primera causa a tener en cuenta. Quizás hace 50 años una mujer podía tener baja reserva a los 30, mucho antes de lo esperable, pero como ya había tenido dos o tres hijos, no era importante que hubiera acabado su vida reproductiva.

La endometriosis, enfermedades autoinmunes, el síndrome de Turner del que puedes ser portadora son otras posibles causas de baja reserva.

La cirugía cercana al ovario o tratamientos de quimioterapia también pueden afectar a nuestra reserva de óvulos.

Hay otros factores menos demostrados pero que particularmente creo que influyen muy directamente y que son los más importantes a tener en cuenta porque podemos hacer algo con ellos: el estrés, la alimentación y los tóxicos.

El estrés igual que una alimentación baja en antioxidantes (frutas y verduras) provoca un aumento de la oxidación y el envejecimiento de nuestros tejidos incluidos por supuesto los ovarios.

Los tóxicos tienen demostradas capacidades de alterar todo nuestro equilibrio hormonal y condicionar nuestra fertilidad. Fumar, por ejemplo, afecta especialmente a nuestra reserva ovárica. Consumir perturbadores endocrinos a través de lo que comemos o ponemos en nuestra piel también puede afectar nuestra fertilidad seriamente.

Te dejo aquí el enlace a una entrada en la que te lo explico:

Perturbadores endocrinos

6. Relación entre baja calidad y baja reserva

Puede ocurrir que aun habiendo una buena reserva ovárica (entre 9 y 15 folículos) en el momento del recuento, no se obtengan buenos ovocitos. Es posible que estos folículos al crecer estén vacíos o que no se desarrollen con normalidad y el ovocito que es la célula que va madurando en su interior cada ciclo hasta la ovulación, no crezca o tenga alguna anomalía en su ADN. Hablamos entonces de una mala calidad ovocitaria.

Endometriosis, ovarios poliquísticos, alcohol o tabaco son causas de baja calidad ovocitaria que pueden tratarse. Sin embargo, la edad es otro importante factor que condiciona la calidad de los óvulos. Y por desgracia aún no se ha inventado la máquina del tiempo que nos permita volver atrás a cuando éramos más jóvenes.

Por el contrario, puede haber una baja reserva, como era mi caso, con solo 3 o 5 folículos, que, sin embargo, no condicione la calidad. Podemos preverlo por la edad. Aunque no se correlaciona en todos los casos, siempre es presumiblemente mejor el ovocito de una mujer de 35 años con baja reserva que el de una mujer con 42 con baja reserva también. Además, puede verse la calidad ovocitaria por los resultados de los tratamientos de reproducción asistida. Si la mayoría de los folículos albergan ovocitos, estos fecundan y dan embriones de calidad que llegan al estado de blastocito, hablamos de baja reserva y buena calidad al mismo tiempo. Aún más fiable es biopsiar los embriones para hacer el DGP, diagnóstico genético preimplantacional.

En la próxima entrada te cuento las opciones de tratamiento en baja reserva, si hay esperanza y si es posible el embarazo natural y te doy mis cuatro mejores consejos para ser madre con baja reserva ovárica. ¡No te la pierdas!

Ya la tienes aquí, espero que la disfrutes y sabes que puedes consultarme cualquier duda, allí tienes también la bibliografía.

Opciones de tratamiento, posibilidades y esperanza en baja reserva ovárica

Quiero una valoración gratuita de Mama Original

beatriz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *