Nuestro refugio en Manzanares

Entre medias de todo este dolor de querer y no poder ser madre y estas ganas de apartarme del mundo, hubo una tabla de salvación: nuestro refugio en Manzanares.

Yo siempre había querido probar vivir en la sierra o ir todos los fines de semana.

Con los tratamientos de reproducción asistida que habíamos acordado hacer bastante seguidos, decidimos que no haríamos nigún viaje largo ese año (como los viajes a India o Japón de los años previos)

Queríamos estar más a mano para cualquier tratamiento privado o llamada de la seguridad social.

En su lugar nos dimos el capricho de alquilar un ático minusculo (con una terraza muy maja) en Manzanares el Real.

Y fue todo un acierto. Fue nuestro refugio, donde lamernos las heridas cuando hacía falta, salir a pasear a esperar las llamadas del laboratorio cuando tocaba y disfrutar de un entorno precioso.

Seguíamos viendo a nuestros amigos y acudiendo a eventos sociales que nos apetecían. Pero teníamos la posibilidad de aislarnos sin dar muchas explicaciones cuando nos lo pedía el cuerpo, que fue muchas veces.

Te lo recomiendo totalmente: busca tu refugio.

Puede ser unas clases de pintura, un grupo de senderismo, decidir ir más a la casa del pueblo…

Lo que sea pero que te permita encontrar un espacio seguro y alejado de tu vida habitual.

Te va a dar un respiro, y mucha paz.

Un abrazo acogedor cual refugio hogareño cuqui y cómodo

beatriz
Últimas entradas de beatriz (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *