Pastillería

Hoy os voy a hablar de pastis. Sí, he de confesaros que nos volvimos unos pastilleros en nuestro intento de ser padres.

¿Y sirvió para algo? Pues yo estoy convencida de que sí. De hecho, siendo nuestro pronóstico bastante malo, conseguimos llegar siempre a transferencia. Además, fuimos mejorando la calidad de los embriones con cada ciclo.

El primero ciclo conseguimos un embrión C y el segundo, dos embriones A. El tercero un blasto precioso que parecía que venía a quedarse aunque finalmente no fue así. Y por último, el cuarto ciclo, dos blastos que implantaron los dos aunque uno solo prosperó. Hoy se llama María.

En nuestro caso, la suplementación mejoró la calidad de los embriones en cada ciclo.
Por ello creo que muchas cosas influyeron en que nuestros ciclos fueran siendo mejores (relajación, descanso, acupuntura, cambio de creencias…) y una de ellas fue la suplementación que tomamos ambos.

Eso sí, prepara el bolsillo y también la cabeza porque son muchos nombres raros.

Por supuesto, revisa con tu doctor o nutricionista todo lo que te tomes porque lo que en unos casos ayuda, en otros puede ser contraproducente…

Tengo una entrada en El cuaderno de Mamá Original «Suplementacion para mejorar la fertilidad» en la que hablod e esto y en la que está la infografía que te comparto aquí en pequeñito.

Un abrazo, mujer fértil!!

beatriz
Últimas entradas de beatriz (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *