Tercera FIV en privado con mínima estimulación: embarazo de un blasto precioso

Y como dice el refrán:

A la tercera va la vencida!

Solo tuvimos un ovocito que fecundar pero fecundó y se desarrolló!

Y vaya si lo hizo.

El ginecólogo estaba emocionado porque era un blasto precioso.

«Que parecía de ovodonación»

Eso dijo.

Y justo durante la transferencia dijo exactamente que este blaso es «de los que embarazan».

Y eso me repetía yo en betaespera cuando me desesperaba.

Hasta que por fin a día 7 postransferencia por fin vi la dichosa segunda rayita.

Recuerdo un paseo por Manzanares cogidos de la mano sabiéndonos embarazados.

Todo parecía diferente, irreal y mágico al mismo tiempo…

Y esta es mi pintura del precioso blasto en expasión de aquel mayo de 2017 que recuerdo que celebré mi cumple entre llamadas del laboratorio…

beatriz
Últimas entradas de beatriz (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *