Muchos noes para llegar al sí definitivo

Con frecuencia hacen falta muchos noes para llegar al sí definitivo. Y a veces uno puede rendirse en uno de estos noes y no llegar a su objetivo, sobre todo si se siente indefenso, angustiado y sin apoyos…

El otro día conduciendo por avenida de América ví a una chica con un chaleco de alguna ONG parando a la gente para imagino invitarlas a inscribirse a su ONG a cambio de un donativo. Bueno, más que parando a la gente, intentándolo.

La gente trataba de esquivarla. ¿Imaginas lo que es tratar de hablar sin conseguirlo con uno detrás de otro y aún así seguir ahí intentándolo confiando en que a base de insistir llegará en algún momento el sí?

No es fácil, claro, pero muchas veces, este es el único secreto.

Ya lo decía Woody Allen: el 90% del éxito simplemente se basa en insistir.

Ahora bien, no se trata de insistir por insistir, a base de insistir se va aprendiendo lo que no funciona de forma que cada no nos acerca más al sí.

Imagino que ya sabes por dónde voy. Pensé que a nosotras en el camino que nos ha tocado recorrer nos hace falta mucha paciencia y persistencia como la que han de tener los captadores de socios. La infertilidad muchas veces es, como suelo decir yo, una carrera de fondo y obstáculos. Aquí te lo contaba.

Lo bueno es que cada no nos da información que nos acerca al sí.

Después de atravesar Avenida de América gire por Príncipe de Vergara y vi un anuncio que no recuerdo exactamente. A ver si puedo pasar por allí antes de que lo quiten. El caso es que había una pregunta acerca del presente y la respuesta era algo así como: el futuro te responde. O Escucha el futuro.

Y también encontré un paralelismo con la infertilidad. Debe ser que aunque yo ya no me tengo que someter a tratamientos, haberlo vivido y trabajar para ayudar a las parejas que están en ello, me conecta.

Entonces pensé que a veces es necesario trasladarse a un futuro en el que ya se ha dado el sí. Puede dar miedo porque es una incertidumbre. Nadie nos lo puede asegurar. Aún así creo que es importante permitirse vivirlo mentalmente para que nuestro cerebro registre esa experiencia como algo posible.

¿Tú eres capaz de imaginarlo y recrearse en tu imaginación siendo madre o padre o estando embarazada? El cerebro no diferencia realidad de ficción. Si algo a nivel inconsciente está obstaculizando tu embarazo, trasladarte ahora al sí futuro puede ir disolviendo cualquier resistencia.

¿Qué sientes cuando te imaginas embarazada o empujando un carrito? ¿Te sientes madre? ¿Crees que la maternidad es para ti?

El secreto para llegar es estar ya allí.
Lair Ribeiro

Si necesitas ayuda atreverte a abrirte a la posibilidad de soñar de verdad ser madre, estaré encantada de acompañarte.

Solicitar sesión gratuita de Mama Original

Si quieres, puedes leer acerca del estrés en infertilidad aquí:

INFERTILIDAD Y ESTRÉS

 

 

Deja un comentario